Consejos para escoger la cómoda perfecta para tu dormitorio

El dormitorio debe transmitir paz y relajación, por lo que el orden y la organización en esta estancia son fundamentales. Por eso, te recomendamos que a la hora de decorar este espacio de tu hogar escojas los sistemas de almacenamiento con detenimiento. Si no cuentas con un vestidor o con una habitación que haga esta función, lo más importante es que cuentes con un buen armario. Eso sí, como lo más normal es que en esta pieza de mobiliario no te quepa todo, también es recomendable incluir una cómoda en la estancia.

Las cómodas no solo se encargan de ampliar el espacio de almacenamiento en los dormitorios, sino que permiten darle un toque decorativo a la estancia, tanto por ellas mismas como por los objetos que coloques sobre ellas. Si tienes pensado incorporar una cómoda en tu dormitorio, será mejor que no te pierdas nada de lo que te contamos a continuación, ya que a continuación vamos a darte algunos consejos para escoger este mueble.

Toma medidas

Antes de ponerte a mirar cómodas, será mejor que tomes medidas de la estancia, ya que si no cuentas con los metros cuadrados suficientes, será mejor que prescindas de esta pieza. En habitaciones muy pequeñas lo ideal es incorporar únicamente las piezas de mobiliario imprescindibles (cama y armario). Si llenas el dormitorio de muebles, conseguirás un efecto agobiante.

Si finalmente decides que una cómoda no es adecuada para tu dormitorio, será mejor que tus mesitas de noche cuenten con varios cajones y que el armario sea bien grande. Si te decantas por comprar una cómoda, deberás procurar que tenga el tamaño adecuado, es decir, que no impida la circulación, que no sea demasiado pequeña (una cómoda pequeña puede quedar ridícula en una habitación grande), que no sea demasiado grande…

En dormitorios pequeños

Aunque en el mercado podrás encontrar cómodas pequeñas ideales para habitaciones con pocos metros cuadrados, lo cierto es que una magnífica opción para estancias en las que el espacio brilla por su ausencia es decantarse por un sinfonier. Este tipo de muebles se caracterizan por tener una mayor altura que anchura, por lo que aprovechan el espacio vertical, ofreciendo el mismo o similar espacio de almacenamiento que las cómodas. Además, gracias a su forma no te resultará difícil encajarla en cualquier hueco. Puedes ver un ejemplo de sinfonier en la siguiente imagen.


El “problema” de los sinfonieres es que, al ser altos, no ofrecen demasiadas posibilidades para decorar sus superficies. Además, a diferencia de las cómodas, no permiten colocar un espejo arriba. Eso sí, puede ser buena idea colocar un espejo de pie al lado.

Ten en cuenta el estilo del dormitorio

Por supuesto, a la hora de escoger una cómoda tendrás que tener en cuenta el estilo del resto del dormitorio. Lo ideal es que la cómoda y el resto de muebles de la estancia coincidan en estilo, materiales y colores para conseguir un ambiente armónico y equilibrado que favorezca el descanso. Sin embargo, también está la opción de escoger una pieza diferente para crear contraste. Por ejemplo, si tu dormitorio es de estilo nórdico vintage, puede ser una estupenda idea que te decantes por la cómoda que puedes ver en la siguiente imagen.

Cómodas de colores claros

Como te acabamos de comentar, lo ideal es que las cómodas tengan el mismo estilo que el resto de muebles. Eso sí, es importante que tengas en cuenta que escoger un diseño blanco es una estupenda idea para dormitorios con pocos metros cuadrados y/ o con poca luz natural. Si es el caso de tu habitación, no dudes en añadir una cómoda blanca.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Free WordPress Themes, Free Android Games